Economía durante la época de la colonia

- Verónica Pérez Nieves

En los primeros años de la Colonia, la base de la economía fue la encomienda. La encomienda consistía en que los soldados españoles recibían tierras o minas, e indígenas para trabajarlas, como pago por los servicios que prestaron durante la Conquista de México.

A cambio, los españoles se comprometían a cristianizar y proteger a los indígenas que se les había encomendado, es decir, encargado.
Este sistema duró 200 años. Durante ese tiempo, los indígenas trabajaron para los españoles sin recibir casi ningún beneficio; además, fueron víctimas de una terrible explotación. Si bien muchos de ellos fueron cristianizados, en realidad no fueron protegidos a pesar de que existían leyes que obligaban a los españoles a darles un buen trato.

Durante los últimos 100 años de la Colonia se prohibió la encomienda en la Nueva España. A partir de ese momento los indígenas se convirtieron en peones y trabajaron en los campos y las minas de los españoles a cambio de un salario muy bajo. De todos modos sus condiciones de vida no mejoraron y siguieron viviendo en la pobreza; los españoles, al contrario, se enriquecieron gracias al trabajo de los indígenas y negros.

a)La agricultura en la Nueva España.

Antes de la llegada de los españoles, en México se sembraba maíz, frijol, chile, tomate, tabaco y calabaza, entre otras cosas. Los antiguos mexicanos usaban la coa para sembrar y llegaron a construir canales de riego.

Los españoles trajeron a la Nueva España nuevas técnicas para cultivar la tierra (como el arado) y plantas que no se conocía aquí. Comenzó a sembrarse trigo, caña de azúcar, café, naranjas, lino, palmeras de dátiles y frutas, entre otros vegetales. También se sembraba productos muy valorados en Europa y que eran de procedencia americana: cacao, tabaco, vainilla y añil.

Sin embargo, la agricultura no tuvo mucho éxito debido a que no todas las plantas europeas se adaptaban al nuevo clima, a que casi siempre era de temporal y a que el gobierno español prohibía sembrar algunos productos para mantener el control y ser el único que pudiera venderlas (la vid, el olivo y el gusano de seda, por ejemplo).

Se siguió sembrando maíz y frijol, porque eran los alimentos más consumidos por la mayoría de la población.

Los encargados de trabajar en los campos de cultivo eran los indígenas y los negros. Éstos últimos trabajaron sobre todo en la costa del Golfo de México, donde se sembraba caña de azúcar y café.

Aunque en un principio no toda la población podía consumir los nuevos productos traídos a la Nueva España, al paso del tiempo la alimentación de sus habitantes se enriqueció al mezclarse ingredientes americanos y europeos en platillos que seguimos consumiendo todavía: el mole, el pan de dulce y el chocolate, entre otros.


b)La ganadería.

En 1522 el conquistador Hernán Cortés envió por caballos, vacas, cerdos, ovejas, cabras y burros para criarlos en la Nueva España ya que estos animales eran desconocidos en tierras mexicanas. Se trajeron de Cuba y Santo Domingo, donde tiempo atrás habían sido llevados por los españoles.

En poco tiempo el ganado vacuno se multiplicó y su cría se desplazó del centro al norte del país. Fue tal la abundancia de reses que pronto surgió un importante comercio de productos de cuero, muchos de los cuales eran vendidos a España.

La cría de ovejas no prosperó porque sólo el gobierno de España tenía permiso para criar ovejas y fabricar lana fina.

Los caballos eran usados como medio de transporte o para jalar carretas, ya que en aquel entonces no existían los autos ni los trenes.

Los burros fueron utilizados para transportar cargamentos pesados y para el trabajo en las minas.

También fueron traídas aves de corral, tales como las gallinas, para sustituir al guajolote que se consumía en México antes de la llegada de los españoles.


c)La industria en la Nueva España.

Casi no hubo industrias en la Nueva España porque la mayor parte de los productos eran traídos de Europa o Asia. Además, el gobierno de España decidía cuáles productos podían ser fabricados aquí, cuál era su precio, quién podía venderlos y quiénes estaban autorizados para aprender los oficios más especializados.

En los pequeños obrajes o talleres que fundaron los españoles se producía algunas telas, productos de cuero, harinas, tintes y artesanías de plata. La única industria que realmente prosperó fue la textil, ya que se producía telas de muy buena calidad en la zona central del país.


d)La minería durante la Época Colonial.

La minería colonial fue una gran fuente de riqueza para la corona española porque de las minas de la Nueva España y Perú se extrajo enormes cantidades de oro y plata.

En realidad en la Nueva España no fueron encontradas muchas minas de oro, pero sí se descubrieron ricos yacimientos de plata. Cerca de las minas más importantes se fundó ciudades tales como Guanajuato, Zacatecas, San Luis Potosí, Taxco, Pachuca y Durango, en las cuales puede verse aún elegantes edificios de aquella época.

El trabajo en las minas fue realizado por indígenas y negros que al poco tiempo enfermaban debido a la humedad, a que el aire no era puro y a la falta de higiene. Muchos de ellos murieron a causa de los constantes derrumbes o por enfermedades del aparato respiratorio.

En cambio, los españoles, que eran dueños de las minas, hicieron grandes fortunas y enviaron a su país decenas de cargamentos de metales preciosos en barcos llamados galeones.

El oro y la plata eran usados para hacer monedas, joyas e incluso para adornar iglesias.


e)El comercio novohispano.

El comercio enfrentó muchas dificultades durante la Colonia. Los comerciantes tenían dificultades para vender sus productos porque pagaban altos impuestos al gobierno español, no tenían permiso para vender todos los productos que deseaban, los caminos y mares eran malos e inseguros, muy pocas personas podían pagar los altos precios de las mercancías y existía el contrabando.

En lo referente al comercio de la Nueva España con otros países, éste estuvo vigilado por la Casa de Contratación, que era la única autorizada por el gobierno español para dar permisos de compra y venta, cobrar impuestos, construir barcos, revisar las mercancías y decidir quiénes podían tripular las embarcaciones.

El comercio internacional se realizaba por mar y los principales puertos eran Veracruz y Acapulco, a donde llegaban la Nao de China y el Galeón de Filipinas trayendo ricos cargamentos de vinos, herramientas, sedas, ropa, perfumes, vinagre, aguardiente, jabón, especias, porcelanas , aceite de oliva, incienso para usos religiosos y muebles finos, entre otros productos que no se fabricaba en la Nueva España.

De Veracruz partían hacia España cargamentos de maderas preciosas, oro, plata, azúcar, cacao, añil, pieles de ganado, grana, vainilla y tabaco.

Muchos de estos cargamentos eran interceptados por piratas ingleses y holandeses. Los tesoros robados fueron la base del poderío inglés en el siglo XVII.

 

   Artículos
  Guías de estudio
  Juega,contesta y aprende
  ¡Vivo lo bueno!
  Biografías
  ¿Quieres saber más?
  Papelería
 
Otras fichas