Aspecto físico de los Mayas
Paty

Aspecto físico general

A los colonizadores les causó sorpresa, no sólo la arquitectura y las costumbres de las civilizaciones descubiertas, sino también la apariencia física de sus pobladores.

Gracias al arte maya, a los testimonios coloniales y al análisis métrico de los esqueletos existen pruebas de la fisonomía maya, aunque cabe mencionar que nunca existió un aspecto externo uniforme, puesto que el mundo maya era habitado por grupos heterogéneos.

Algunas de las características físicas son las siguientes: complexión robusta y una estatura que se puede considerar relativamente baja, de aproximadamente 1.60 m para el hombre y 1.50 m para la mujer. La cabeza era relativamente ancha y en ella sobresalía el cabello castaño oscuro y lacio, ojos de un aspecto almendrado y nariz aguileña.

Las personas afectadas por enfermedades que provocaban deformaciones del cuerpo como los enanos y los jorobados se cree que desempeñaron un papel social y ritual muy especial en la sociedad maya.

Los mayas produjeron cambios físicos de manera artificial ya que representaban un profundo valor social y religioso. Algunas ornamentaciones corporales transitorias, como la pintura de la piel, fueron aplicadas cotidianamente o reservadas para ocasiones festivas.

Algunos adornos fueron cicatrices y tatuajes decorativos así como ornamentos para la nariz, labios, frente y orejas. Existen pruebas abundantes de esas decoraciones en la iconografía prehispánica.


Deformación artificial de la cabeza

El estudio acerca de la deformación cefálica intencional que tuvo como objetivo modificar el aspecto externo de los mayas, siempre ha sido de interés para los investigadores. Tal parece que para los mayas dicha costumbre formó parte integral de la vida, y en algunos grupos se elevó a una forma de “arte”.

Ellos se sirvieron de una gran variedad de técnicas e instrumentos para dar la forma deseada a la cabeza infantil. Según Arturo Romano consistía “en comprimir la cabeza de los niños recién nacidos, aprovechando su plasticidad, ya fuera aplicando simplemente dos planos compresores, uno anterior y otro posterior, sostenidos de manera sencilla o complicada, vendando la cabeza con bandas bien ajustadas o empleando gorros o cofias.” (Romano, en "Comas", 1974)

Esta costumbre fue practicada únicamente en niños menores de tres años, ya que sólo en este periodo de la vida se pueden realizar estos cambios en la forma cefálica. Esta práctica estaba a cargo de las parteras y de las madres de los niños quienes utilizaron diferentes técnicas como la de poner una tablilla anterior o frontal y otra posterior, reunidas entre sí por medio de bandas laterales ajustadas sobre la cabeza del infante, que daban como resultado la forma oblicua del cráneo. (Romano, en "Comas", 1974; Tiesler, 1994) o empleando los “aparatos corporales”, que exigían la fijación del cuerpo del infante. Algunos aseguran que dichas deformaciones no solían dejar secuelas neurológicas, salvo en algunos casos de compresión extrema.
Se puede asegurar que la deformación fue un elemento cultural generalizado que llegó a ser parte de la vida cotidiana, posiblemente asociado a un rito de transición o de incorporación social del pequeño al mundo maya.

Ornamentaciones dentales

En Mesoamérica predominaron diferentes técnicas de ornamentación dental, practicadas por igual entre mujeres y hombres una vez pasada la adolescencia. Los mayas utilizaron la extracción y la incrustación o el limado. Las técnicas de limado y perforación parcial estuvieron destinadas a alojar las incrustaciones, hechas de relleno orgánico, de roca o mineral. Algunas de las piedras utilizadas fueron: jadeíta, pirita, hematita o turquesa.

En algunos casos los pegamentos para incrustar dichas piedras llegaron a crear daños en la pulpa dental.

Con la conquista española, al imponerse los modelos culturales europeos, las prácticas prehispánicas de ornamentación dental y la deformación del cráneo comenzaron a desaparecer.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio