Origen de la vida en la Tierra
Ángeles Arteaga

Se considera que hace más de 4500 millones de años la Tierra era como un globo de roca fundida que giraba después de haberse desprendido del Sol y que conforme se enfrió y bajo la influencia de la gravedad, los silicatos más ligeros se fueron moviendo hacia arriba para formar la corteza y el manto y los elementos más pesados, como hierro y níquel, fueron sumergiéndose hacia el centro de la Tierra, para formar el núcleo. Posteriormente cientos de volcanes hicieron erupción provocando la salida de toneladas de ceniza, vapores y gases volátiles. Algunos fueron atrapados por la gravedad de la Tierra y formaron una atmósfera primitiva. La Tierra era azotada por tormentas eléctricas, lluvias torrenciales, rayos ultravioleta, relámpagos y meteoritos en donde las altas temperaturas crearon una espesa capa de vapor de agua que rodeaba a nuestro planeta. El oxígeno, en esas condiciones, no podía ser utilizado.

Al ir enfriándose, el vapor de agua se condensó en forma de lluvia creando ríos y mares poco profundos. Bajo la protección de las aguas se desarrollaron organismos vivos sencillos, que dieron origen a la vida. Seres microscópicos llamados algas verdiazules son las formas de vida más antiguas que se conocen.

Con la ayuda de las plantas verdes se produjo un gas llamado oxígeno que poco a poco se convirtió en parte fundamental de nuestra atmósfera y fueron apareciendo organismos más complejos.

La atmósfera protege la Tierra de ciertos rayos del Sol que son dañinos y transporta el calor y el frío, con lo que se equilibra la temperatura de la Tierra.

El Sol es la fuente de toda la energía de la Tierra. Aún hoy su luz es utilizada por las plantas verdes para elaborar sus alimentos, proceso del que depende toda la vida de nuestro planeta. Hace crecer las plantas, nos da luz y calor.

La Tierra es el único planeta del Sistema Solar en el que se ha detectado vida. Esto ocurre porque está a una distancia adecuada del Sol: no tan cerca como para que ardamos, ni tan lejos para que nos congelemos.

Aunque en los demás planetas del Sistema Solar existe la misma mezcla de más de un centenar de elementos que, en conjunto, constituyen las rocas, el aire y las células vivas, sólo la Tierra está a una distancia del Sol que permite la existencia de agua en todos sus estados.

Estado líquido en forma de ríos y mares. El agua puede erosionar montañas y volverlas a construir a partir de sedimentos.
Estado gaseoso en forma de nubes; protege a grandes zonas terrestres de los abrasadores rayos del Sol.
Estado sólido, cuando se encuentra en forma de hielo constituye una importante reserva y, además, un elemento moderador del clima en todo el planeta.

La vida se originó en el agua; sin ella no pueden vivir animales, ni vegetales. La cantidad de agua existente en nuestro planeta equivale a las tres cuartas partes de la superficie terrestre, aunque la mayor parte es salada.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio