La historia como ciencia
Iván López

El presente, la actualidad de la vida diaria, no es más que el producto de una serie de acontecimientos que han quedado en el pasado y que por lo tanto ya no están a nuestro alcance de manera concreta. Sin embargo, en la constante búsqueda por entender el presente, la humanidad ha tratado de reconstruir su pasado; primero en una forma poco organizada, y después sujetándose a una disciplina científica que hoy conocemos como historia.

Se dice que la historia es una ciencia por que su estudio requiere de un sistema o método. Es decir, se encuentra sujeto a una serie de leyes que permiten exponer los hechos históricos de una forma científica. Dichas leyes pueden variar o tener algunas excepciones dependiendo del hecho histórico que se trate, ya que la historia no es una ciencia exacta. Las leyes para el estudio histórico son:

1. Identificar al protagonista de la época, el cual puede estar representado por una persona o varias, inclusive una sociedad entera.
2. Localizar la ubicación espacial donde tuvo lugar el acontecimiento o fenómeno que se esté tratando.
3. Determinar el momento en que se manifestó el acontecimiento, es decir, determinar la fecha.


El estudio de la historia

Ya que la ciencia de la historia es de gran extensión, se han tenido que hacer subdivisiones en los objetivos específicos de un estudio histórico. Por lo que se ha optado por utilizar la siguiente clasificación:

· Geográficamente: ya sea universal, nacional o regional. Le da un enfoque respecto del escenario geográfico en el que se desarrolla el hecho.

· Temporalmente: esta clasificación se basa en las divisiones acordadas por los historiadores; ya sea por periodos cortos (épocas) o por periodos sumamente extensos (eras o edades).

· Temáticamente: por temas específicos que tienen que ver con la historia, como pueden ser la historia económica, la historia social o la historia política.


Las Edades de la Historia

Como consecuencia de la enormidad de información que procede del estudio de la historia, los especialistas han coincidido en dividir las épocas en grandes periodos de tiempo, durante los cuales el hombre presenta una cierta continuidad en su forma de vivir y de pensar. Cuando existen cambios drásticos en los aspectos mencionados, se dice que termina un era para comenzar otra con características distintas a las anteriores. Por este motivo los historiadores han decidido dividir la historia de la siguiente manera:

a) Edad antigua.
b) Edad media.
c) Edad moderna.
d) Edad contemporánea.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio