El Himno Nacional
Patricia Ramírez

Este símbolo patrio manifiesta los sentimientos de los mexicanos en diferentes momentos de la historia del país proporcionándonos una identidad como miembros de una nación.

Cuando México se constituyó como una nación independiente surgió la necesidad de contar con un himno que representara a los mexicanos. A lo largo de los años se hicieron diversos intentos, pero no se logró unir una composición poética con otra musical que fuera aceptada por la generalidad.

El 12 de septiembre de 1853 el gobierno de la República convocó a poetas mexicanos a un concurso para crear el Himno Nacional.

Francisco González Bocanegra, joven poeta, originario de San Luis Potosí que residía en México, fue alentado por algunos de sus amigos para participar en dicho concurso, sin embargo se negó por no considerar tener el talento requerido para escribir una obra de tal magnitud, además de saber que en este concurso participarían los mejores poetas del país.

La novia del poeta, Guadalupe González del Pino, no había podido persuadirlo tampoco, por lo que tomó la iniciativa de encerrar a Bocanegra en una habitación de su casa con todo lo necesario para que el poeta se sentara a escribirlo. Después de muchas horas de trabajo Bocanegra lo terminó y lo pasó por debajo de la puerta. Cuando Guadalupe leyó la obra de su novio se sintió emocionada y satisfecha dejándolo por fin salir de la habitación.

Fue Guadalupe González del Pino quien en diciembre de ese año se encargó de remitir el poema al concurso. El 5 de febrero del siguiente año el Diario Oficial dio a conocer el resultado del mismo eligiendo como ganador a Bocanegra entre 25 concursantes. Fue en ese mismo mes que se publicó la primera edición de la obra.

Ya se tenía la letra del himno, pero todavía faltaba la música, así que se convocó a otro concurso para obtenerla. Jaime Nunó, músico de origen Español que residía en México, fue el ganador.

Por fin el 15 de septiembre de 1854 se escuchó por vez primera el Himno Nacional Mexicano durante una conmemoración del inicio de la guerra de Independencia en el teatro de Santa Anna.

Durante los años subsecuentes el Himno Nacional se interpretó muy poco ya que nuestro país entró en una época difícil, llena de conflictos militares, además de que las partituras de Jaime Nunó no se volvieron a editar.

Originalmente el Himno contaba con 84 versos repartidos en un coro y 10 estrofas. En 1864 le propusieron al presidente Benito Juárez la modificación de algunos aspectos del mismo, pero él respondió que no se le quitaría ni una sola nota, ni una sola palabra. Durante la década de 1880 la composición de Nunó y Bocanegra se difundió con gran éxito haciéndose popular ente todos los mexicanos y supliendo a la marcha musical Zaragoza que en ocasiones se le dio carácter de himno nacional.

En el año de 1942, habiendo muerto ya ambos autores, el presidente Manuel Ávila Camacho emitió un decreto en el que se declaró el uso oficial y obligatorio del Himno Nacional en todas las escuelas del país, además de prohibir la ejecución del mismo en acontecimientos en donde no se le diera un marco de respeto y solemnidad.

En algunas ocasiones se llegó a tocar el Himno con diversos arreglos que no se apegaban al modelo original. En la actualidad se ha llegado a un acuerdo en donde oficialmente el himno que escuchamos está compuesto de un coro y cuatro estrofas, el cual se canta todos los lunes en las escuelas en la Ceremonia a la Bandera que se realiza antes de comenzar las labores escolares. También es ejecutado en ceremonias oficiales tanto en México como en el extranjero, y esta prohibido interpretarlo con fines comerciales.

Cantar el Himno Nacional merece todo nuestro respeto, se debe cantar de pie y en posición de firmes y con la cabeza descubierta. No sólo manifiesta la unión de los mexicanos, sino también nos recuerda la historia de nuestro país.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio