Situación política durante el Porfiriato
Verónica Pérez Nieves

El lema favorito de Porfirio Díaz era “poca política y mucha administración”.
Esta frase resumió su idea sobre la forma en que México debía ser gobernado y convirtió al Porfiriato en una dictadura. Sólo la voluntad del Presidente era valiosa y debía obedecerse por completo.

Esto implicaba, entre otras cosas, que: las decisiones importantes para México serían tomadas por él, que los diputados y senadores tenían que aprobar todo lo que les propusiera, que los mexicanos debían confiar totalmente en la habilidad y el patriotismo del Presidente de la República y que nadie podía expresar ideas u opiniones que contradijeran a Porfirio Díaz.

Para poner en práctica su lema, Porfirio Díaz formó su gabinete con personas que le eran totalmente fieles y quienes, junto con él, permanecieron en el poder por décadas. Todos ellos eran de edad avanzada y pertenecían a un grupo llamado “los Científicos”.

La falta de oportunidades para que otros ciudadanos mexicanos participaran en la política causó gran descontento e impidió que ideas más progresistas se incluyeran en los proyectos del gobierno.

Además, Díaz mandó encarcelar o expulsar del país a los periodistas e intelectuales que no estaban de acuerdo con él e impidió que se formaran agrupaciones políticas de oposición; el único grupo permitido fue el Partido Reeleccionista que lo apoyó totalmente.

Evitando que hubiera candidatos de la oposición y falseando incluso los resultados de las votaciones, Porfirio Díaz fue electo como Presidente de México en estas ocasiones: 1876-1880, 1884-1888, 1888-1892, 1892-1896, 1896-1900, 1900-1904 y 1904-1910. Aunque en 1910 vuelve a reelegirse no culminó este período presidencial porque estalló la Revolución Mexicana y tuvo que marcharse al extranjero.

A pesar de que no permitía que se opusieran a sus ideas y decisiones, a lo largo de las tres décadas que duró el Porfiriato fueron surgiendo agrupaciones que se las ingeniaron para dar a conocer nuevas propuestas sobre la forma de gobierno en México.

Este fue el caso del Partido Liberal Mexicano fundado en 1906 por lo hermanos Flores Magón. Ellos, además, escribieron artículos en el periódico “Regeneración” en contra de los abusos cometidos por el gobierno de Díaz. Debido a que cada vez tenían más seguidores, fueron obligados a refugiarse en Estados Unidos y desde ahí continuaron su lucha.

Otro ejemplo fue el Partido Antirreeleccionista fundado por Francisco I. Madero. Él inició una campaña presidencial en contra de Porfirio Díaz en 1910, pero fue encarcelado. Mientras esto ocurría, Díaz era reelecto a pesar de sus constantes promesas de dejar la Presidencia de México.

El descontento aumentó y Madero, quien había logrado salir de la cárcel pagando una fianza, se marchó a Estados Unidos. Desde ahí organizó un levantamiento armado que dio comienzo el 20 de noviembre de 1910 y que es conocido como la Revolución Mexicana.
Con este hecho terminó la dictadura porfirista e inició una nueva etapa en la historia nacional.

Si bien es cierto que Porfirio Díaz gobernó con autoritarismo, los historiadores están de acuerdo en que fue un presidente honesto que no utilizó su cargo para enriquecerse ilegalmente. También coinciden en que gracias a su buena administración se lograron importantes avances en la economía del país.





 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio