Flora y fauna de la sabana
Roberto Castro.

A diferencia de la selva y el bosque tropical, en la sabana hay pocos árboles y predominan las hierbas, fundamentalmente gramíneas silvestres que constituyen excelentes pastos. Estas hierbas crecen en la estación lluviosa y en algunos sitios, los más cercanos al Ecuador, alcanzan 2 o 3 m de altura, llegando a cubrir a un hombre a caballo.

En la estación seca, que en algunos lugares se prolonga hasta ocho meses, las hierbas se secan y los árboles pierden sus hojas adquiriendo entonces el paisaje un aspecto desolado.

En el tapiz herboso se distinguen algunos arbustos y árboles de hojas caducas que aparecen aislados. Otros más numerosos crecen a lo largo de los ríos formando franjas cuya anchura varia entre 50 m y 3 km, según la abundancia de lluvias y la extensión de la capa de tierra sedimentada por la corriente.

Estos bosques que bordean los ríos son conocidos como bosques galerías y constituyen verdaderos trozos de selva colocados en las sabanas. Es frecuente que lianas y otras epífitas enlacen las ramas de los árboles de una orilla con las del lado opuesto, formando una especie de túnel vegetal, bajo el cual corre el río. Para los viajeros que recorren esas corrientes, la sensación es la de encontrarse en el interior de la selva, pero si desembarcan y penetran en el bosque, pronto advertirán que los árboles desaparecen y son sustituidos por pastizales.

La mezcla de pastos y árboles indica que la sabana marca la transición entre la selva húmeda y las estepas secas donde predomina la sequía.

El clima de la sabana es caluroso todo el año, como el de la selva, pero las temperaturas se elevan menos y las lluvias se precipitan sólo en un periodo anual. En las sabanas vecinas a las selvas y bosques tropicales conocidas como sabanas húmedas la estación lluviosa se prolonga de 6 a 7 meses. En estas comarcas las hierbas alcanzan hasta 3 m de altura.

A medida que las sabanas se localizan más lejos del Ecuador y más cerca de las zonas esteparias, la estación seca se alarga y las lluvias son menos intensas. La escasez de agua en estas sabanas, llamadas secas, origina hierbas de escasa altura y muy pocos árboles. Éstos se aparecen cada vez más aislados, comienzan a presentar características xerofitas que se acentúan en los límites con la estepa, donde es difícil marcar la separación entre ambas regiones.
Las especies arbóreas varían de uno a otro continente. Uno de los árboles característicos de la sabana africana es el baobab. El nombre vulgar baobab, significa en senegalés "árbol milenario", porque vive muchos años, son muy corpulentos y sus troncos llegan a medir hasta 40m de circunferencia; no tienen mucha altura, pero producen flores muy grandes. Sus frutos semejan calabazas y llegan a medir hasta 50 cm; su pulpa es comestible y de sus semillas se obtiene aceite. Cuando este árbol envejece en su tronco se forman oquedades en las que se deposita agua de lluvia que, en las épocas de sequía, es consumida por hombres y animales.
Crecen también en la sabana palmeras comunes, y en las comarcas más secas acacias de diverso tamaño y tipo. Son tres las acacias más importantes: acacia arábica, acacia Senegal y acacia catechu; la primera es un arbusto del que se obtiene goma arábiga procesando los tejidos de la corteza; de la segunda se extrae goma del Senegal, y de la última sustancias que se utilizan para curtir pieles. De otras acacias se aprovecha la madera que es fuerte, pesada y sólida.

Al grupo de las acacias pertenece el mezquite o algarrobo, común en las sabanas americanas. Entre las 25 especies de este género, propias de la región que se describe, se cuentan muchos árboles espinosos. De P. juliflora se obtiene la llamada (goma de mezquite) o "goma de Sonora" que es muy parecida a la goma arábiga, aunque de menor calidad. En México es muy común el teozinte.

Un problema que preocupa a los ecólogos es la existencia de comarcas de sabanas incrustadas en las selvas. Su presencia se atribuye a dos motivos: ríos sucios, mal drenados o los múltiples incendios que, las poblaciones primitivas que las habitan, provocan en las regiones selváticas. En ocasiones, después de estos incendios, al llegar la temporada de lluvias, las aguas arrastran la capa vegetal humífera y quedan descubiertas zonas de rocas desnudas. Estos suelos estériles se localizan en distintas regiones de África, en especial al norte de Nigeria.


Fauna

La sabana es la zona terrestre más rica en variedad de especies animales y en número de ejemplares. Constituye, por la abundancia de hierbas altas y medianas, el paraíso de los herbívoros, entre los que se encuentra cerca de un centenar de especies de antílopes, desde el gran alce africano que llega a medir entre 2 y 3.40 m de largo, llamado propiamente el coloso de los antílopes, hasta el antílope enano, con sólo 25 mm de alzada. Los machos están provistos de cuernillos muy pequeños, rectos y dirigidos hacia la parte posterior; su pelaje es pardo-castaño en la parte de arriba y blanquecino por debajo; éste es el antílope más pequeño que se conoce. También habita en la sabana el veloz impala considerado como uno de los más bellos y elegantes antílopes de la región, el ñu de cola blanca , y el ñu azul que en realidad no tiene este color, sino un gris pizarra. Las gacelas forman parte de este panorama agrupadas en dos especies de las cuales, la más común es la Gazella granti.

Con los ejemplares anteriores conviven rinocerontes de varias espe- cies, aunque el más conocido es Diceros bicornis, provisto de dos cuernos, el anterior de éstos notoriamente más grande. Este animal es conocido con el nombre vulgar de rinoceronte negro y llega a medir hasta 3.75 m de longitud y pesa alrededor de 1.8 ton. Existen jabalíes que, como ya se mencionó antes, se internan frecuentemente en la selva. Los búfalos de sabana son de pelaje negro, con grandes cuernos y conocidos vulgarmente como búfalo café.

Merecen mención especial las cebras Grevv o cebras reales, porque son muy numerosas y se distinguen por su elegante pelaje de fino rayado, con numerosas bandas. Las jirafas muestran su tamaño notable y su cuello extremadamente largo. Estos animales tímidos, pacíficos e inofensivos se desplazan en grupos formados por 10 o 20 individuos, bajo la guía de un macho adulto. Su velocidad se ha calculado en alrededor de 47 km/h, evitan internarse en la selva o llegar a la pradera de vegetación herbácea; su lugar preferido es el de los matorrales de acacia. Cuando necesitan alimentarse de plantas de corto tamaño abren sus patas delanteras e inclinan el cuello; de esta manera pueden llegar a su objetivo. La gestación de sus crías dura de 420 a 450 días y dan a luz regularmente un solo hijo.

Los elefantes son también comunes en la sabana, así como conejos y ratas que se alimentan de las hierbas que los grandes ungulados pisotean y quiebran.

A su vez, todos los herbívoros anteriores sirven de alimento a predatores como el león, el chacal, y las hienas, rayada o parda. Una vez que los anteriores animales han satisfecho su apetito llegan los carroñeros, como los buitres y cuervos y más tarde las moscas, escarabajos y otros insectos.

Además de los buitres y cuervos que mencionamos antes, existen numerosas especies de aves. Una de las más notables es el avestruz, la más grande de las aves vivientes: 1.80 a 2.25 m de altura. Actualmente es criada en grandes granjas donde se explota su valioso plumaje.

En los ríos y lagos conviven peces, cocodrilos e hipopótamos, y en toda la región abundan los insectos. Entre los más peligrosos se encuentran los mosquitos que transmiten el paludismo y la fiebre amarilla, y la mosca tsetsé que, además de provocar gran mortandad en el ganado, trasmite al hombre el parásito Trypanosoma gambiense, que produce la peligrosa enfermedad conocida como "enfermedad del sueño".

Son frecuentes los termiteros que en ocasiones alcanzan alturas mayores que las de un hombre de estatura media.

Cuando un ser humano adquiere el mal del sueño cae en un profundo embotamiento; padece fiebre elevada y se consume lentamente pudiendo llegar a morir. La enfermedad es menos grave entre los nativos de África y la India, lugares en que abunda la mosca, que entre los oriundos de otros continentes.




 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio