Estudio de la ecología
Roberto Castro.

El ecosistema es la unidad de trabajo, estudio e investigación de la ecología. Es un sistema complejo en el que interactúan los seres vivos entre sí y con el conjunto de factores no vivos que forman el ambiente: temperatura, sustancias químicas presentes, clima, características geológicas, etcétera.

La ecología estudia a la naturaleza como un gran conjunto en el que las condiciones físicas y los seres vivos interactúan entre sí en un complejo entramado de relaciones.

En ocasiones el estudio ecológico se centra en un campo de trabajo muy local y específico, pero en otros casos se interesa por cuestiones muy generales. Un ecólogo puede estar estudiando cómo afectan las condiciones de luz y temperatura a las encinas, mientras otro estudia cómo fluye la energía en la selva tropical; pero lo específico de la ecología es que siempre estudia las relaciones entre los organismos y de éstos con el medio no vivo, es decir, el ecosistema.


Ejemplos de ecosistemas

La ecosfera en su conjunto es el ecosistema mayor. Abarca todo el planeta y reúne a todos los seres vivos en sus relaciones con el ambiente no vivo de toda la Tierra. Pero dentro de este gran sistema hay subsistemas que son ecosistemas más delimitados. Así, por ejemplo, el océano, un lago, un bosque, o incluso, un árbol, o una manzana que se esté pudriendo son ecosistemas que poseen patrones de funcionamiento en los que podemos encontrar paralelismos fundamentales que nos permiten agruparlos en el concepto de ecosistema. Los macroecosistemas son la selva, el bosque, la sabana, el desierto, la tundra, etcétera.


Funcionamiento del ecosistema

El funcionamiento de todos los ecosistemas es parecido. Todos necesitan una fuente de energía que, fluyendo a través de los distintos componentes del ecosistema, mantiene la vida y moviliza el agua, los minerales y otros componentes físicos del ecosistema. La fuente primera y principal de energía es el Sol.

En todos los ecosistemas existe, además, un movimiento continuo de los materiales. Los diferentes elementos químicos pasan del suelo, el agua o el aire a los organismos y de unos seres vivos a otros, hasta que vuelven, cerrándose el ciclo, al suelo, al agua o al aire.

En el ecosistema la materia se recicla ¾ en un ciclo cerrado ¾ y la energía pasa ¾ fluye ¾ generando organización en el sistema.


Desarrollo y mantenimiento de algunos hábitat

La sedimentación y el enlodamiento naturales son importantes para el desarrollo y mantenimiento de numerosos hábitat costeros. Entre los hábitat que requieren de aportes de sedimentos se incluyen los humedales costeros, las lagunas, los estuarios y los manglares. La reducción de las tasas naturales de sedimentación puede poner en peligro la integridad de estos hábitat; también pueden hacerlo las cargas excesivas de sedimentos, que pueden llegar a sepultar comunidades bentónicas y que amenazan hábitat sensibles como arrecifes de coral, manglares, lechos de algas marinas y sustratos rocosos. Los sedimentos contaminados, ya sean nuevos aportes o dragados, pueden también causar polución, los últimos por resuspensión o eliminación inadecuada.
Las modificaciones antropogénicas a la movilización de sedimentos y la sedimentación se deben, entre otras causas, a las actividades de construcción, las actividades forestales, las prácticas agrícolas y mineras,
las modificaciones hidrológicas, las actividades de dragado y la erosión costera. Los efectos son por lo general de índole local, pero pueden presentarse consecuencias transfronterizas en algunas zonas donde
importantes sistemas fluviales constituyen una frontera común y donde las corrientes litorales desplazan aportes a través de las fronteras internacionales.










 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio