Estructura del ojo
Roberto Castro

El ojo es el órgano de la visión. Tiene una forma aproximadamente esférica, con un diámetro de unos 24 mm.
Las membranas y los medios transparentes forman parte del globo ocular. Podemos sintetizar su descripción fisiológica de la manera siguiente:

Membranas

Las membranas que forman el globo ocular son la esclerótica, la coroides y la retina.

· La esclerótica es una membrana externa, opaca, resistente y de color blanco, que protege las estructuras internas y conserva la forma del globo ocular. En la parte anterior del ojo, la esclerótica se torna transparente, formando una membrana conocida con el nombre de córnea transparente. Ésta permite el paso de los rayos luminosos hasta el interior del globo ocular.

· La coroides es una membrana colocada sobre la cara interna de la esclerótica, es de color oscuro, debido a que contiene un pigmento llamado melanina. Sus tejidos están irrigados por numerosos vasos sanguíneos. El color negro de la coroides permite que la parte interna del ojo se convierta en una verdadera cámara oscura.

En la parte anterior del ojo la coroides forma una membrana conocida con el nombre de iris. En la estructura del iris se distinguen numerosas estrías radiales y circulares. En la parte central del iris se encuentra un orificio conocido como pupila o "niña del ojo". El iris regula la abertura de la pupila, controlando de esta manera la cantidad de luz que puede penetrar hasta el interior del ojo .

· La retina es una membrana que proviene de la ramificación del nervio óptico, se encuentra en contacto con la cara interna de la coroides. La función de esta membrana es captar las impresiones luminosas para transmitirlas al nervio óptico.

La retina está formada por dos capas de extraordinario importancia para captar los estímulos luminosos. La primera capa está pegada a la coroides y constituida de células epiteliales pigmentadas. Las células pigmentadas evitan la reflexión de la luz dentro del ojo.

La segunda capa está formada, a su vez, por tres subcapas. La primera de ellas contiene los conos y los bastones; las otras dos subcapas contienen unas células colocadas horizontalmente conocidas con el nombre de células bipolares y otras células ramificadas cuyos axones reunidos forman en la parte posterior del ojo un paquete conocido con el nombre de nervio óptico, cuya función consiste en la transmisión de los estímulos luminosos, hasta la porción de la corteza cerebral encargada de 1a interpretación .

Más o menos en el centro de la superficie correspondiente a la retina puede notarse
una mancha de color amarillo llamado mácula. El área que cubre esta mancha es muy pequeña, a pesar de su enorme importancia.

Sobre la mancha amarilla puede distinguirse una pequeña depresión conocida con el nombre de fóvea central, tan pequeña que su diámetro apenas llega a un milímetro. La fóvea es la porción capaz de percibir con más agudeza ciertos estímulos luminosos, por- que cuando la imagen se forma sobre ella, queda enfocada perfectamente.

La fóvea central contiene numerosísimos paquetes de conos que nos permiten distinguir los distintos colores, desde el violeta hasta el rojo. Las personas en cuyos ojos no se forman los conos son daltónicas, es decir, no perciben colores, sino solamente los distintos matices de los tonos grises.

A medida que la superficie de la retina está más lejos de la fóvea central, contiene cada vez menor número de conos y por lo tanto en estas áreas la visión a color es menos perfecta.

Los bastones están concentrados en la superficie retiniana alejada de la fóvea central y tienen la tarea de percibir los matices grises; su función es muy importante durante la noche, cuando la luz es difusa.

Medios transparentes

Los medios transparentes son el humor acuoso, el cristalino y el humor vítreo.

· El humor acuoso es un líquido incoloro, transparente y poco espeso, que se encuentra contenido entre la córnea y el cristalino.

· El cristalino es un medio transparente situado detrás del iris; tiene la forma de una lente biconvexa y está fijada por los ligamentos suspensorios. El tejido del cristalino es elástico y, accionado por los ligamentos suspensorios, puede cambiar su curvatura para hacer los enfoques a diferentes distancias.

· El humor vítreo es un líquido de consistencia espesa y está contenido dentro de una delgada membrana conocida con el nombre de hialoides; la hialoides está en contacto con la superficie de la retina.

· El iris es una estructura pigmentada suspendida entre la córnea y el cristalino, y tiene una abertura circular en el centro: la pupila.

· El tamaño de la pupila depende de un músculo que rodea sus bordes, aumentando o disminuyendo cuando se contrae o se relaja, controlando la cantidad de luz que entra en el ojo.

· El nervio óptico entra en el globo ocular por debajo y algo inclinado hacia el lado interno de la fóvea central, originando en la retina una pequeña mancha redondeada llamada disco óptico. Esta estructura forma el punto ciego del ojo, ya que carece de células sensibles a la luz.

En resumen, el nervio óptico, situado en la parte posterior del globo ocular, conduce las impresiones captadas por la retina hasta los centros de interpretación. En el nervio óptico existe un punto ciego, que por no tener conos ni bastones es insensible a los estímulos luminosos.

Músculos

Los músculos del ojo son siete: cuatro rectos (superior, inferior, externo e interno); 2 oblicuos (mayor y menor), y un elevador del párpado superior.
La contracción de los músculos rectos hace girar el ojo hacia el lado correspondiente (superior, inferior, interno o externo).
La concentración de los oblicuos le hace girar hacia abajo o arriba, y hacia fuera.
El elevador del párpado superior, como su nombre lo indica, lleva el párpado superior hacia arriba.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio