La carrera de la vida
Carlos Gutiérrez, L.C.

Fuente: www.buenas-noticias.org

Decir que una persona cumple 101 años ya es noticia. Decir que una persona tuvo 17 hijos, también es una noticia. Decir que una persona anciana logró terminar un maratón, también es una gran noticia. Per decir que estos tres acontecimientos se tratan de la misma persona suena a una tomada de pelo.

Buster Martin, de Londres, no sólo es el empleado más viejo de dicha ciudad, sino que además será el corredor de maratón más viejo del mundo, si logra terminarlo el próximo 13 de abril. Actualmente se encuentra entrenando para ello: hace unas semanas, como parte de su preparación, corrió medio maratón en 5 horas y 13 minutos.

Buster era entrenador de educación física en la Armada de Inglaterra y actualmente trabaja como plomero tres días a la semana en Pimlico Plumbers. Alguno puede preguntarse por qué alguien de 101 años va a correr un maratón. La respuesta es clara: aceptó este reto sólo porque su patrocinador propuso que el dinero será destinado a una obra de beneficencia y de caridad.

Otro caso no menos impresionante, pero quizá más cotidiano, es el de la señora Consuelo Molina. Tiene 75 años de edad y enviudó hace algunos años. Sus hijos están todos casados o viven fuera de su ciudad, Hermosillo, México.

Hace un par de años, decidió aprender a usar una computadora para poder ponerse en contacto por correo electrónico con sus hijos que viven fuera de su ciudad.  Quedó fascinada por el mundo cibernético, y tanto, que decidió entrar a estudiar Ingeniería en Sistemas en la Universidad. Actualmente está en su tercer año de estudios y le quedará uno más para graduarse.

La Sra. Consuelo me contaba que al inicio le daba un poco de vergüenza ser la más vieja de la clase, pero poco a poco fue venciendo el miedo. Retomar los estudios después de más de 50 años de haber dejado las aulas tampoco le fue sencillo. ¡Ya se encuentra haciendo planes para el negocio que pondrá una vez que se gradúe… a sus 77 años de edad!

Estos ejemplos nos hacen ver que la vida no es para quedarte sentado esperando la muerte. Quienes mejor la aprovechan son los que se esfuerzan por alcanzar sus metas. Cuántos jóvenes que han renunciado a sus sueños, sólo por pensar que ya no tienen edad para iniciarlos.

Hay veces que los límites y los obstáculos los ponemos nosotros mismos. Es admirable ver cómo estas personas, con la edad que tienen se mantienen con el corazón joven. Sus planes, su mirar hacia el futuro, es lo que les mantiene alegres y con vitalidad. No hace falta preguntarles si son felices.

Creo que la vitalidad con la que Buster y la Sra. Consuelo viven su vejez es una invitación que nos hacen para que sigamos adelante en nuestros proyectos y no quejarnos de las dificultades que podamos tener.

Sí, la vida es una carrera en donde se conquistan muchas metas y se sortean todo tipo de obstáculos. Si sabemos mantener un corazón joven, con entusiasmo y vitalidad, seguramente lograremos terminar bien el maratón de nuestra historia o graduarnos con excelencia en la carrera de la vida.




 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio